sábado, 25 de junio de 2016

La Organización Orientada por Procesos permite evolucionar hacia la Transformación Digital



Normalmente por tradición, la organización de las empresas está basada en unidades departamentales, fundamentada en la burocracia requerida para mantener el control a través de su jerarquía funcional. Se limita el rendimiento del personal empeñados en la asignación de responsabilidades poco flexibles que no permiten la agilidad que se requiere en la empresa actual. Las organizaciones se comportan como un conjunto de unidades funcionales aisladas que sólo se preocupan del cumplimiento de sus objetivos que en muchos casos no están alineados completamente con los objetivos empresariales, principalmente porque son desconocidos por los empleados. Sin embargo, una organización orientada por procesos es aquella que, siguiendo los principios de Business Process Management (BPM), ve la organización de forma holística (no a nivel funcional de las unidades organizacionales aisladas) con sus sistemas, sus procesos de negocio y sus cadenas de valor. Reconoce la importancia de los procesos para su negocio, se ocupa de la gestión de los mismos y los trata como activos de la empresa. Su objetivo principal será proporcionar valor a sus clientes a través de la gestión más óptima de sus procesos de negocio alineados con los objetivos estratégicos. Cuando una empresa está orientada por procesos implica que la responsabilidad por los resultados obtenidos se establece sobre los procesos transversales y no a nivel funcional de las unidades organizacionales, y además se identifica qué  procesos participan en el cumplimiento estratégico de la compañía, de forma que se optimizarán aquellos procesos según su contribución en  los objetivos a alcanzar. Los trabajadores serán orquestados por el BPM para indicarles sus tareas a realizar, no se tendrán que preocupar de la administración de su trabajo, sino de la realización más óptima de su tarea con el conocimiento del porqué hacen esa tarea, cómo contribuyen en el proceso y que aportan para el cumplimiento de los objetivos empresariales.



Esta visión holística que proporciona BPM, tendrá implicaciones en las estructuras organizacionales y en los trabajadores de la empresa, por lo que es importante tener en cuenta la gestión del cambio cultural para el éxito de la implantación de la disciplina de gestión Business Process Management.   La implantación de la gestión por procesos se ha revelado como la herramienta de gestión empresarial más efectiva para todo tipo de organización.  Si nos fijamos en los miles de casos de éxito publicados, se confirma la validez de esta disciplina de gestión, que es la clave para la transformación digital que requieren y van a necesitar las organizaciones que deseen sobrevivir en esta nueva ola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario